¿Son los alimentos naturales verdaderamente seguros para comer?

¿Está usted seguro comiendo productos naturales?

¿Están los productos “Naturales” realmente libres de

agentes químicos?

En el presente, estamos viviendo una vida “procesada”.  Todo lo que hacemos, comemos, nos ponemos, pensamos está de alguna manera procesado.

Unad de las cosas más altamente procesado en nuestras vida son los alimentos.

Y, existen debates intensos sobre esta situación.

Una de las situaciones que se presentan sobre este aspecto es de cómo los alimentos procesados han dañado nuestras vidas y mentes.

La obesidad, diabetes, fallos cardiacos, vagancia, discapacidades mentales, condiciones congénitas, senilidad, y muchas otras condiciones de mala salud se atribuyen a lo que comemos.

Los manufactureros o fabricantes de alimentos procesados invierten millones de dólares convenciéndonos de que debemos comer sus productos.   Ellos presentan resultados de investigaciones que prueban que sus productos no hacen daño.

En los Estados Unidos, ellos usan a la Administración Federal de Drogas (FDA) como prueba de sus argumentos.  La FDA es la agencia federal en EE.UU. que aprueba el uso y venta de alimentos en EE.UU.

Pero, ¿cuán confiable son las personas que trabajan en el FDA?  Y, ¿si algunas de esas personas tienen intereses con las corporaciones que regulan?

En el otro lado tenemos a los manufactureros o fabricantes de los productos orgánicos o naturales.   Ellos también invierten millones de dólares convenciéndolo a usted que sus productos son los que usted debe comer o ingerir, porque son naturales y no le van a hacer daño.

Ellos promueven de que como sus productos son “naturales”que son seguros.  Que no tienen químicos, que no son procesados.

Esa es la palabra mágica: “natural”.

¿Si es “natural” será realmente seguro?

Ellos dicen que los alimentos procesados están tratados con sustancias químicas.  Y, que los químicos son peligrosos y dañinos para el cuerpo.

Bueno, lo que muchas personas no se han dado cuenta es que todas las cosas están hechas de químicos.

Los químicos son creados o formados por moléculas, las moléculas son hechas de átomos.   Y, todo lo que se ha creado, por la Naturaleza o Dios, está hecho de átomos: el agua, aire, la tierra, las plantas, los animales, los humanos, las piedras, la madera, etc.

Los atomos forman moléculas, las moléculas forman celulas, las celulas forman tejidos, los tejidos forman órganos, los órganos forman sistemas, los sistemas forman organismos, entre éstos al ser humano.

Lo que nosotros debemos realmente vigilar es qué químicos estamos dejando entrar a nuestros cuerpos y sistemas.   Porque nuestro cuerpo y órganos sí necesitan de toda  una variedad de químicos: agua, aire, vitaminas, minerales, proteinas, etc.  Obtenemos los químicos que necesitamos a través de comer, respirar, y de la piel (absorción).  Por ejemplo: obtenemos la vitamina C comiendo citrícos, obtenemos la vitamina D a través de la piel de la luz solar (sol).

Basicamente, necesitamos tener cuidado de lo que comemos.  Los proponentes de lo orgánico consideran o promueven que todos los productos naturales son seguros, ya que, según ellos, no tienen químicos.  Ellos deben aclarar de que lo que ellos quieren decir es que los productos naturales no deben tener químicos dañinos añadidos.

Pero, en realidad, ¿son verdaderamente seguros para el consumo humano todos los productos naturales?

Bien, el curare, el opio, las plantas y animales venenosos son naturales, ¿los comería usted?

En realidad, como hemos presentado anteriormente, todos los productos están hechos de químicos.  Y, que existen productos naturales que no deben ser consumidos por el ser humano.

Y, tenemos que tener mucho cuidado de qué químicos naturales consumimos.   Aunque sean seguros para el consumo.   Por ejemplo, el hierro es un metal que nuestros cuerpos necesitan, hemoglobina, pero en exceso es un veneno o tóxico.  Así que no lo debemos consumir más allá de lo que necesitamos de él.

Además, necesitamos una combinación de nutrientes, vitaminas y minerales para que ellos beneficien a nuestro cerebro y cuerpo.   Por ejemplo, necesitamos vitamina D para procesar la vitamina A, y necesitamos vitamina A para poder procesar el calcio.  Por eso es que la leche viene fortificada con Vitaminas D y A.

Un exceso de vitamina A es tóxico para nuestros cuerpos.   Y, nuestro cuerpo expele el exceso de vitamina C.  Esto queire decir que no debemos tomar más del 100 % de lo que necesitamos de la vitamina A, porque le hará dañ a nuestro cuerpo.  No debemos tomar más del 100 % de lo que necesitamos de la vitamina C, porque sería un desperdicio tomar más, porque nuestro cuerpo vota o desecha el exceso.

Lo mejor que usted puede hacer es visitar a su médico, y a través de pruebas de laboratorio, llegar al diagnostico correcto de si necesitamos algún químico, como puede ser una deficiencia en calcio.   Probablemente, nuestro cuerpo no está obeniendo lo suficiente de ese mineral.  Deje que un médico le ayude a determinar eso.   No se auto medique usted, ni a otra persona o animal.  Usted puede hacer más daño que bien.

Le recomiendo a un médico que tenga entrenamientos y experiencias en ambas áreas: la medicina tradicional y la medicina alternativa (natural).   La medicina alternativa, o natural, es aquella área de la medicina que estudia las medicinas, tratamientos y procesos naturales.

Recuerde que los químicos son químicos no importa cómo usted llega a ellos: por forma natural o artificial o sintético.  Y, todos los químicos, hasta los naturales, pueden tener reacciones adversas en su cuerpo u organismo.  Esto es potencialmente peligroso cuando se mezclan unas sustancias con otras, aunque sean naturales.

Por ejemplo: la mayoría de las fórmulas para bajar de peso producen taquicardia, hasta los remedios naturales.  Oigo a muchos de los vendedores de estos productos asegurándole a usted que, como son productos naturales usted no tiene que preocuparse de efectos secundarios.  Que ellos mismos, el vendedor, lo están usando.   Bueno, muchas personas usan bebidas alcohólicas, ¿se hacen estas bebidas seguras si el bebedor le dice a usted que usted puede beber alcohol porque ellos también lo beben?  ¡Por supuesto que no!

Un gran problema que tienen todos los productores de alimentos es sobre la conservación y preservación de los mismos.   Cómo protegerlos cuando los guardan en los almacenes y cuando los transportan de la finca a la fábrica o envasadora de ahí al supermercado para hacerlos accesibles al consumidor final.  O sea, el proceso seguro de llevar los productos desde la finca hasta la mesa del consumidor.  Esto es un gran dilema especialmente cuando el destino del producto es lejano, y mayor cuando el producto es perecedero rápidamente.

Usualmente, lo que se le hace a estos productos, carnes, vegetales, frutas, es darles tratamientos comerciales de preservación.   Así se hacen resisten a no podrirse, a los plagas, congelamiento, temperaturas difíciles, transportación, longevidad, larga vida en los anaqueles, al manejarlos, mantengan su sabor, evitar que se dañan, se vean frescos, presentables y maduros, en su punto.

Por ejemplo, a los bananas y a los tomates se le aplican unos químicos que maduran al guíneo o banana y al tomate, aunque realmente estén verdes.   A otros productos, ejemplo la yuca, los preservan y conservan aplicándole cera.  Todos estos procesos requieren del uso de algunos químicos creados por el humano.   Y estos químicos es lo que los “productores de alimentos orgánicos” discuten que no están hechos para el consumo humano.

Aunque la FDA haya autorizado su uso, no necesariamente quiere decir que ellos no tendrán un efecto negativo acumulativo dañino al humano y a otras plantas y animales.

Así podemos  escuchar que podemos añadir cosechas transgégincas, semillas y plantas con ingeniería genética, para que sean productores de alto volumen, resistente a plagas, y que produzcan buenas ganancias.  Los famosos GMO’s: Organismos Genéticamente Modificados: plantas y animales.

Muchas personas cuando hablan de productos “naturales” piensan en términos de los vegetarianos, o sobre la moda pasajera de los alimentos saludables (naturales), frutas y vegetales frescos o producidos orgánicamente sin químicos Pero, los animales también son incluidos en los dilemas de los alimentos naturales.  Que las carnes sean saludables, también.

En relación a los animales, tenemos que estar consciente en cómo se crió al animal, cómo se alimentó, y hasta como lo mataron.  No es lo mismo la leche de una vaca que fue alimentada con yerba sin hormonas ni químicos.  Es diferente a la vaca criada con hormonas y alimentos procesados.   Lo mismo sucede con la carne.  ¿Es la carne en su mesa procesada con hormonas, de un animal que se crió en una finca abierta o confinado en espacio limitado dond casi no se podía mover?

Supuestamente, los animales criados para las cadenas de negocios de comidas rápidas les dan alimentos con altas dosis de químicos de crecimiento y para engordar.   Además, le restrigen el movimiento para que no gasten energía.   Usted está criando una masa de carne y no un animal.

Las frutas y vegetales que son importadas por los supermercados tienen que ser intensivamente tratados con químicos para evitar que se dañen.

Un gran obstáculo que tienen los productores de alimentos saludables, orgánicos, y naturales es el alto costo de todo este proceso.

Es intensivamente costoso producir alimentos saludable en gran escala y llevarlo al consumidor.

Como se requiere que no se usen químicos dañinos producidos por el humano, la preservación y conservación de estos alimentos es limitada.   Tiene que llegar al mercado del consumidor rápidamente.   Se tiene que tener especial cuidado en el proceso desde que se coge la fruta o vegetal de la planta hasta el llevarlo al consumidor final.

La transportación, conservación, mantenerlos frescos, evitar las plagas, mantener su sabor.   Todos estos procesos son costosos.

Todo esto hace que el precio de los productos saludables estén fuera del alcance de muchas personas.   Muchas personas tendrían menos enfermedades y hasta ninguna al usar y consumir estos productos, pero no tienen el dinero para comprarlos.   Por lo menos, no para estar constantemente comprándolos.

Las medicinas son cubiertas por muchos planes médicos y la mayoría de las personas ancianas tienen el Medicaid y el Medicare del Seguro Social, que les cubre las medicinas y los tratamientos.   Tratamientos necesarios por las condicones que producen los alimentos procesados.  Alimentos procesados que tienen que consumir porque son muchísimo más baratos que los saludables.  Los planes de salud no cubren el uso de alimentos saludables.

De regreso a nuestras dos preguntas iniciales:

1- ¿Está usted a salvo comiendo alimentos naturales?  ¡Sí, usted lo está!

2- ¿Están los alimentos saludables realmente libre de químicos?   ¡No, no lo están, ya que ellos mismos son componentes químicos.

Lo que usted tiene que mantener en mente es que el que sea “natural” no necesariamente quiere decir “seguro” para consumir.

Y, si usted está pensando o considerando en usar un producto natural para el tratamiento de alguna condición de salud, usted debe primero visitar a su cuidador de salud profesional.  Si su médico tradicional también tiene conocimientos en medicina natural o alterna, mejor para usted.

No se automedique usted mismo, se puede hacer más daño a usted mismo o a un ser amado o mascota.  Sólo una prueba de laboratorio le puede indicar si usted tiene alguna deficiencia, para que en consulta con su médico use el tratamiento adecuado.

Si usted vive en una ciudad, donde producir sus propias frutas y vegetales puede parecer difícil, sepa que existen sistemas donde usted puede tener hasta su propio huerto casero aunque usted viva en un apartamento.

Criar animales en un apartamento puede ser muchísimo más difícil, si no imposible, hasta ilegal.   Además, los animales pueden tener situaciones que afecten su salud.

Existen muchas controversias a favor y encontra los temas aquí presentados.  Más considero que lo más acertado es irse por lo natural.   Entre más cerca usted esté de la naturaleza, más saludable serás.   Lo mismo, entre más cerca de la naturaleza esté un producto, fruta o vegetal o animal, más saludable debe ser.

Su amigo,

Antonios

One Reply to “¿Son los alimentos naturales verdaderamente seguros para comer?”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*